Tras la interrupción de la educación y todas las medidas impuestas para el inicio del nuevo curso escolar, hemos presenciado cómo ha afectado el covid a las familias y niños. Especialmente los niños tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental, abandono escolar o violencia física o sexual. Ante todos estos posibles detonantes vamos a analizar de forma más específica como está la situación frente al covid-19.

¿Cómo afecta el Covid 19 a los niños en el ámbito psicológico?

Interrupción de la educación:

A nivel mundial ya son más de 850 millones de jóvenes los que se preparan para recibir la educación adoptando medidas para combatir el brote de coronavirus.
La educación es fundamental para seguir creciendo y avanzando hacia sociedades más justas, sin embargo cuando se interrumpe, los niños y niñas están expuestos a una mayor vulnerabilidad y descontrol incluso en sus propios hogares.
Ahora con la vuelta al cole estamos empezando a ver cómo afecta el Covid 19 a los niños en el ámbito psicológico, teniendo como principal tarea, mantener la normalidad en las aulas, siempre acatando las normativas de seguridad.

Además cuando los niños y niñas no asisten a clase durante periodos de tiempo prolongados, es más difícil asegurar que continúen con sus estudios, aumentando el riesgo de abandono escolar o algún trastorno psicológico, sobre todo en el caso de la educación secundaria.

Vulnerabilidad de la infancia:

El coronavirus amenaza con empeorar la capacidad de protección de otras estructuras básicas para la infancia como la familia y servicios de apoyo básicos para los peques de la casa.
Los padres o cuidadores son los principales protectores de los niños y si estos enferman por coronavirus, los jóvenes están expuestos a sufrir ansiedad, angustia entre otros problemas de psicología infantil más graves.
Las mismas investigaciones tras el confinamiento muestran que la tensión en las familias aumentan el riesgo de violencia familiar.

Aumento del estrés en las familiar y hogares españoles

El 10% de la población mundial hace vida con menos de 2 euros al día, pues ahora el impacto de la pandemia del coronavirus aumenta la situación de pobreza en los hogares, provocando miedo y ansiedad por la situación sobre todo en los niños y jóvenes debido al estrés de los padres o cuidadores.

La clave es cuestionarse si podemos prevenir desde la familia, la aparición de problemas sociales y psicológicos. ¿Cómo hacerlo? Los padres deben observar sus reacciones y consultar a un profesional ante la aparición de conductas preocupantes o anormales. De todas formas os dejamos por aquí las mejores recomendaciones en torno en varios ámbitos del desarrollo infantil:

  1. Estimulación del lenguaje oral mediante el fomento del diálogo familiar y el entrenamiento de la escucha activa.
  2. Fomentar la socialización acercando a los niños al contacto de otros, en la medida de lo permitido para enseñarles a convivir en esta nueva normalidad.
  3. Desarrollo psicomotor, mediante prácticas deportivas si es posible al aire libre, ayudando a entrenar la visión motricidad y coordinación.
  4. Reforzar su madurez y autonomía con actividades que le ayuden a desarrollarse en su vida cotidiana, como cocinar, reparar algo… aprovechando así el tiempo en casa.
  5. Y no menos importante hay que proporcionarles a los más pequeños refuerzos psicológicos lúdicos que suplan las carencias de ocio y aprendizaje actuales. Siempre intentando desarrollar su talento y creatividad.

En definitiva la situación pandémica ha tenido consecuencias psicológicas para todos nosotros, el miedo a ser contagiados, las preocupaciones económicas y laborales… poco a poco hemos tratado de adaptarnos a la nueva normalidad afectando principalmente a las relaciones sociales y el apego, pero no debemos olvidar que el desarrollo del apego es primordial durante los primeros años de vida y en ese sentido hay que destacar muy positivamente la oportunidad que hemos tenido de disfrutar todos en familia.

Abrir chat
1
Hola soy Desirée 👋🏼
¿En qué puedo ayudarte?